último viaje

Mis vacaciones en Indonesia

2
Share

Mi viaje a Indonesia lo realicé durante las navidades de 2013 y lo considero como uno de los más emocionantes viajes que he hecho en mi vida.

La decisión de viajar a Bali y Java estuvo bastante clara desde el primer momento. Era pleno invierno en Barcelona y aunque el frío a penas acababa de llegar, después de un otoño intenso de trabajo, yo tenía ganas de sol y calor. Llevaba varios años diciendo que me apetecía un montón tomarme la uvas, untada en bronceador al sol, en alguna playa de aguas templadas y este, sin duda, iba a ser el año!!

También llevaba bastante tiempo diciendo que tenía ganas de conocer el sudeste asiático, pero siempre me había dado mucho respeto el hecho de tener que pasar tantas horas metida en un avión.

Odio volar! Le tengo un pánico terrible!

Pero volar es un mal necesario si quieres viajar. Así que cada vez que realizo algún viaje de media-larga distancia me tomo una pastillita y duermo todo el camino. Así que ni me entero…

En el caso del sudeste asiático, lo había estado aplazando hasta ahora, ya que el vuelo era un tema que me preocupaba. Si te tomas una pastilla para dormir, a lo sumo, te hace efecto durante 6-8 horas, y aquí estamos hablando de trayectos mínimos de 16-17 horas! Sin contar los aeropuertos, las esperas, las aduanas, los controles….. que tienes que estar despierto. Después de una lucha interna conmigo misma, finalmente me pudieron más las ganas de conocerlo, así que…

Me armé de valor y me decidí a comprar mi billete al paraíso!!

Mi estancia en Indonesia duró 21 días, gracias a que junté las fiestas de navidad que me pertocaban, mas todos los días de vacaciones que tenía pendientes y que debía gastar antes de que acabara el año.

Maite, Rosa, Laura y yo con un guía con el volcán Ijen de fondo
Maite, Rosa, Laura y yo con un guía con el volcán Ijen de fondo

Para ello quedé con 3 amigas, con las mismas ganas  de descubrir nuevos países, vivir aventuras y de templar sus cuerpos al sol que yo.

La verdad es que las 4 somos bastante diferentes, pero eso, superados los temores iniciales de vamos a tener piques en el camino, no hizo más que añadir emoción al viaje  y hacerlo irrepetible.

Ellas son Maite, Rosa y Laura y somos todas más o menos de la misma edad.

Os iré hablando de ellas en próximos post, por que sino este sería larguiiiiisimo….

Sólo deciros que sin ellas este viaje no hubiera sido ni la mitad de divertido y genial de lo que ha sido, y por ello quiero darles públicamente las gracias.

Rosa, Laura, Maite… aunque me llevéis a hoteles cucaracheros…

OS QUIERO Y OS DOY LAS GRACIAS POR SER COMO SOIS!!!

En esta ocasión no viajé con mi pareja por el tenía mucho trabajo en Barcelona y los pocos días que tenía libres, a parte que el viaje le salía carísimo, no le compensaba por el largo trayecto que tenía que recorrer. O sea, que esta vez iba a ser un viaje de chicas!

Viajar en solitario a Bali

En realidad este iba a ser un viaje en grupo de chicas a medias…  Ellas no cogían vacaciones hasta el día 21 de diciembre, como la mayoría de los mortales, y entre pitos y flautas no llegaban hasta el 23 de diciembre.

Yo salí de Barcelona el día 15 de diciembre, con lo que tenía una semana por delante en solitario que no pensaba desperdiciar. A diferencia de ellas, yo soy buceadora y Bali,  es un paraíso para los amantes de buceo. Así que me programé mi viaje para  bucear exclusivamente durante mi primera semana. Las otras 2 semanas, aunque alguna que otra inmersión cayó en la zona de Permuteran y en la zona de Padangbai y Candidasa, sería para conocer Indonesia sobre todo por encima de la línea de flotación.

Mi planing de buceo en Bali

un pez escapando a mi cámara
un pez escapando a mi cámara

Estuve documentándome bastante sobre todos los sitios interesantes de buceo en Bali: Nusa Penida, Padangbai, Candidasa, Amed, Tulambén y Permuterán… y aunque una semana parece mucho tuve que escoger y quedarme con lo que parecía más factible.

Es cierto que al ser  Bali una isla relativamente pequeña, la mayoría de centros de buceo (que los hay a patadas) te ofrecen paquetes que ellos llaman «safaris de buceo«. Estos Safaris de buceo consisten en paquetes de buceo de varios días, desde 2 días hasta una semana, en los que se realizan salidas diarias previamente contratadas, que parten desde el centro de buceo a los diferentes puntos de inmersión por toda la isla. Esto es genial si no tienes demasiado tiempo, y si has venido a Bali exclusivamente a bucear, con lo que estando alojado en una sola zona, puedes realizar inmersiones por toda la isla.

Pero francamente, ese plan en esta ocasión, no me apetecía demasiado. Primero por que no me seducía la idea de pegarme un súper madrugón y 2 o 3 horas de camino de ida desde el centro de buceo hasta el punto de inmersión, y tras 2 inmersiones, 2 o 3 horas de camino de vuelta ( no estaba de vacaciones para pasármelas en una carretera metida en una furgoneta incómoda). Segundo, por que alojarme durante varios días en la zona donde iba a realizar las inmersiones, me permitiría conocer mejor Bali, no sólo las zonas más turísticas. Rincones de Bali, que no han sido aun invadidos por el turismo masivo y en los que aun se puede disfrutar de su esencia y descubrir un Bali más virgen.  Esos lugares se encuentran sobre todo en el norte de la isla, así que mi plan fue moverme por aquella área.

  1. El primer día lo dí por perdido en cuanto a buceo, me dedicaría a hacer turismo y a recuperarme de mi largo viaje. Con yet lack y cansancio acumulado, no es demasiado recomendable meterse bajo del agua ya que es posible que estés medio zombie. Además, llegué a Bali a las 9 de la noche pasadas, y llegar hasta mi primer punto de buceo suponía, con buen tráfico, 3 horas de viaje. Así que lo descarté y busqué un hotelito cómodo no muy lejos del aeropuerto en Sanur, que aunque en el mapa parece que está cerca, media horita de trayecto no te la quita nadie. En Bali nunca os fiéis de que 2 puntos en un mapa estén cercanos, ya que debido al intenso tráfico, sobre todo en el sur de la isla, las distancias se hacen eternas.
  2. Puntos de buceo  de Amed y Tulamben

    Mi segundo y tercer día en Bali por fin buceé. La zona elegida fue Amed y Tulamben, en el nordeste de Bali. Dos zonas muy cercanas la una de la otra, a apenas un cuarto de hora. La elección fue sencilla: el agua en el norte de Bali está siempre a una media de 28º mientras cintra más al sur bajas, la temperatura desciende, y con lo friolera que soy yo no tenía ganas de pasar frío. Además, eran dos zonas de buceo muy recomendadas: Amed impresionate por su fondo marino de gran riqueza y colorido, y Tulambén famoso por albergar en sus aguas al US Liberty un carguero de la 2ª Guerra Mudial que hace las delicias de cualquier buceador. Me alojé en el Amed, cerca del embarcadero para al cuarto día tomar un fast boat rumbo a las islas Gili!

  3. Yo estuve en gili Trawagan, la más grande de las 3 y la más animada, las otras 2 son mucho más relajadas
    Yo estuve en gili Trawagan, la más grande de las 3 y la más animada, las otras 2 son mucho más relajadas

    Las islas Gili desde Amed está a apenas a 45 min., y era un enclave que no me quería perder por lo bien que me habían hablado. Lo describiré con 2 palabras: Im… prezioanate!! si vais a Bali a bucear o a no bucear, es un lugar que no os debéis perder. Bajo el agua fondos marinos alucinantes, con animales grandes y pequeños, tortugas de pico verde por todas partes. En la superficie, playas paradisíacas con aguas turquesas, ni un vehículo motorizado en toda la isla, te desplazas en bici, caballo, carro o caminando. Un extraño contraste entre los cantos desde los minaretes, ya que las Gili pertenecen a la isla vecina de Bali, Lombok que es musulmana, y las chicas en biquini paseando sus cuerpos al sol por toda la isla. Restaurantes en la misma arena de la  playa donde comer pescado recien sacado del mar… todo un lujo!. Gente joven y mucha alegría y si quieres ir te fiesta… tienes toda la que quieres y más!!! Si quieres relajarte también es posible. Es uno de los sitios a los que volveré, sin duda en breve. Por que supo a poco…

Ya después de 3 días en las islas Gili volví a Bali para coger un avión y reunirme con mis amigas en Yogyakarta, la capital cultural de Java.

Descubriendo Java

becaks en las calles de yogy
La mejor manera para desplazarte por el centro de Jogy es en Becak.

La verdad es que Yogyakarta y sus alrededores dan bastante de si  para pasar 2 o 3 jornadas mínimo.

La oferta turística histórica y cultural con el palacio de agua, el Kraton del Sultan y el mercado de los pájaros y las compras que se pueden realizar  en la famosa avenida Malioboro, son muchas de las cosas que visitar en esta ciudad.

Otras de las cosas que uno no debe perderse son pasearse por la zona de los artesanos de la plata, y por supuesto compra un  batiks, telas pintadas a mano en los muchos centros de artesanía de batiks que hay por toda yogyakarta. Otra turistada imprescindible es pasearse por toda la ciudad en un carro empujado por un hombre en bicicleta que se llaman «becaks«.

yo comprando un batik en yogyakarta
yo comprando un batik en el Palacio del agua en Yogyakarta

Todo eso más los templos milenarios budistas e hinduistas, el Borobudur y el Prambantan,  y volcanes que rodean Yogyakarta, sobre todo el más famoso y temible, el volcán Merapi, hicieron que pasáramos unos días tan ricamente y que recomiende su visita sin duda alguna…

Desde Jogyakarta cogimos el día de navidad un avión a Surabaya, ciudad del norte del este de Java para contratar un taxi que nos condujo en un par de horas hasta el parque nacional del Bromo.

Lo coger un avión de Yogyakarta a Surabaya totalmente recomendable si queréis visitar el Bromo, a menos que no os queráis tirar más de 12 horas de vuestro viaje perdidas dentro de un coche de camino al Bromo.

Visita al volcán Bromo y al volcán Ijen

Después de levantarnos a las 3 de la mañana para coger un todo terreno y dirigirnos a un lugar elevado a contemplar la salida del sol con el volcán de fondo y luego subir hasta la boca del propio cráter, nos dirigimos hacia el volcán Ijen durante 5 horas y media de coche, pero valió la pena, por que el volcán Ijen es de las cosas más impresionantes que he visto en mi vida y no os lo podéis perder. Aunque visitarlo suponga levantarse a la una y media de la madrugada, subir una pendiente no apta para lo que no estéis mínimanente en buena forma física, ver los fuegos azules que emana la montaña a las 4 de la madrugada y comprobar como los mineros trabajas no tiene precio.

Tras nuestra visita al volcán cogimos el ferri que conecta Java con Bali y pudimos relajarnos un poco después del viaje ajetreado y agotador que tuve desde que me encontré con mis amigas.

De nuevo en Bali

consejos-bali
Templo dedicado a Ganesha, hijo de Shiva en Menjangan, una isla en la que los ciervos campan a sus anchas

En previsión a lo extremo que iba a ser nuestro paso por Java, los siguientes días los pasamos en Permuterán, en el noroeste de la isla, un remanso de paz y el paraíso del buceo macro en Bali con jardines coralinos y muchísima vida marina, apta para todos los niveles. Todo concetrado en una pequeña isla llamada Menjangan, que significa en bahasa, isla de ciervos, donde yo buceé los 2 días que estuvimos, Rosa disfrutó los 2 días de fantástico skorkeling que también se puede realizar, y  Maite y Laura un día bucearon y al otro snorkelearon. Ya que aunque en el area de Permuteran se encuentra el Parque Nacional de Bali, el único que tiene Bali, con sus bosques, selvas y manglares, lo mejor de esta zona es sin duda, el buceo.

De allí nos trasladamos a Lovina, ciudad del norte más vital y turística que la zona de Menjangan y que fue nuestro campo base para explorar la zona norte de Bali. Desde Lovina pudimos descubrir del norte de Bali sus templos y cascadas, sus aguas termales y ver, por supuesto, a los famosos delfines, que a las 6 de la mañana delitan a los turistas con sus saltos y cabrioletas. También celebramos allí el fin de año y nos lo pasamos genial.

De allí nos trasladamos por fin a Ubud en centro cultural de Bali y que, pese a mi excepticismo, reconozco que es Ubud es la mas bella ciudad de Bali, que es visita obligada si vienes Bali ya que es Bali en esencia,  y  donde descubrir su cultura y sus tradiciones y la artesanía y el arte balinés en estado puro…

Tras pasar un par de días en Ubud yo me volví a quedar sola en la zona de Padang Bai, en el este de Bali.  Mis amigas se trasladaron definitivamente a Kuta, la ciudad más importante y turística de Bali, una ciudad totalmente masificada, llena de australianos y que recuerda mucho a nuestra también masificada Benidorm. Un lugar totalmente prescindible y que no representa para nada el espíritu balinés, a menos que lo que busques son grandes concentraciones humanas, irte de fiesta o hacer shopping de marcas y falsificaciones, que para eso si es estupendo!

Yo por mi parte me quedé, como os he dicho, en Padangbai,  quería hacer mi última inmersión en Bali… aunque no estuvo mal la experiencia, mis inmersiones allí fueron las más caras y las peores. Tras pasar una noche allí y realizar mis 2 ultimas inmersiones, me reuní con mis amigas en Kuta, para realizar las compras de recuerdos y chollos varios, y asegurar que no iba a perder el avión. ya que mi hotel se encontrava a 12 minutos escasos de la puerta en embarque del aeropuerto de Bali.

Aishhhh, que corto se me ha hecho este viaje!!!

 bali y mis amigas

 

Related Posts
2 Comments
    Avatar
    Avatar

Comments are closed.