Mi llegada a Bali… el aeropuerto

0

Y por fin llegué a Bali!!

Ya había anochecido cuando aterricé. Eran casi las 9 de la noche hora local. Después de 2 horas y 45 minutos de vuelo desde Singapur, sin haber dormido a penas, pero con la euforia de aquel que va a descubrir algo nuevo. Me encontraba totalmente desvelada y llena de energía. Venía ya medio aclimatada a la temperatura de la isla tras mi breve parada para el trasbordo de casi 12 horas en Singapur, pero el calorcito y la humedad que se notaban al bajar del avión, hacían presagiar que mi estancia en Bali iba a estar cargada de emociones.

Qué diferencia de temperatura con Barcelona!! y más ahora que en España era diciembre y hacía un frío que pelaba. Acababa de diluviar, charcos de agua por todas partes, incluso en el hall del aeropuerto lo delataban. El termómetro marcaba 26º… Era perfecto! Lo único que me hacía sentir desorientada era las 7 horas de diferencia horaria con Barcelona, y aunque Bali se encuentra en la misma franja horaria que Singapur, aun no me había dado tiempo a acostumbrarme. En Bali eran las 9 de la noche, pero mi cuerpo me decía que eran las 4 de la madrugada y que hacía muchas horas que yo debía estar durmiendo… de todos modos, estaba eufórica!

Había salido de mi casa en Barcelona muy temprano, a las 7:00h de la mañana para estar en el aeropuerto con 2 horas de antelación antes de la salida de mi vuelo, a las 9:30h. Un vuelo de 12 horas y media con un BOEING 777-300ER de la Singapur Airlines, más las 13 horas de escala en Singapur, que aproveché para visitar la ciudad, mas las 2h y 45 minutos de Singapur a Denpasar, esta vez en un aparato mucho más pequeño aunque igual de confortables que el anterior, un BOEING 777-200/200ER, también de la Singapur Airlines. Me había pasado más de 28 horas desde que me subí en el 1º avión esa misma mañana. Había sido un día muy largo, y aun no había acabado….

De Singapur salí a las 18:05, pero viendo películas y en el tiempo que te dan algo de comer, en un periquete nos plantamos en el aeropuerto de Nagurah Rai en Denpasar,  el único aeropuerto de Bali.

Aeropuerto de debe su nombre al coronel Gusti Ngurah Rai, un héroe militar balinés, famoso por enfrentarse con su ejército a los holandeses en la guerra de independencia a principios de 1946, un año después de que Bali hubiera sido liberada de los japoneses por el ejercito aliado tras la 2ª Guerra Mundial. Lástima que durara poco, ya que meses más tarde de su victoria los holandeses volvieron a atacar, esta vez con más medios y lo aniquilaron con 29 añitos a el y a su ejercito en lo que hoy se conoce como la batalla de Marga.

Como reconocimiento a su valor, se puede ver un monumento a su memoria en la entrada del aeropuerto donde se erige su estatua de bronce vestido de militar y también aparece su imagen en todos los billetes de 50.000 rupias.

El Aeropuerto Internacional de Denpasar-Ngurah Rai, uno de los más importantes de Indonesia ya que Bali, aunque pequeña, es la isla más turística de indonesia. Por el transitan casi 7’5 millones de pasajeros al año, que no está nada mal.

Los Trámites para entrar en el país

Tras bajar del avión, corrimos todos a recoger nuestro equipaje rápidamente, comprobar que había llegado intacto e ir a hacer la cola en la aduana para poder entrar en el país de una vez, después de tantas horas de viaje.

Para poder entrar en Indonesia se requiere tan solo tener el pasaporte en vigor con una caducidad no inferior a los 6 meses y tramitar un visado, que se puede solicitar previamente en la embajada o bien directamente en el aeropuerto después de recoger las maletas. Su coste… 21€.
Una vez te sellan el visado en el pasaporte tienes 30 días para abandonar el país.
Una vez te sellan el visado en el pasaporte tienes 30 días para abandonar el país.

Tuvimos suerte ese día. Era un día normal, todavía considerado en temporada baja, entre semana, y encima de noche, lo cual fue fenomenal para que no se formaran colas interminables, como sucede habitualmente en cualquier aduana de entrada a un país.

Todos los pasajeros habíamos rellenado previamente en el avión los formularios de entrada para solicitar el visado que nos tenían que sellar en la aduana, e íbamos preparados con nuestros 25 dólares para el pago del visado. Mi sorpresa fue que, a diferencia de lo que había leído en todos los post, aceptan no sólo dólares sino que puedes pagar en euros si quieres. Yo llevaba mis dólares preparaditos, pero pensé: mejor me los guardo y pago en euros, no vaya a ser que vaya a necesitar los dólares durante mi estancia. Y así lo hice, me calcularon el cambio y acabé pagando 21€.

Pagar esos 21€ te da derecho a estar en el Indonesia un total de 30 días y para que te lo pongan en el pasaporte, les tienes que indicar la fecha de regreso.

Todo fue bastante rápido, recogí mi maleta, que como era fucsia la vi enseguida. Es bueno cuando viajas llevar el equipaje de algún color diferente o con alguna marca especial para que a la hora de recogerlo sea más fácil reconocerlo.

Salí rápidamente al hall de llegadas en busca de mi guía Andrés. Ahora os cuento más sobre él…

Andrés, mi primer guía en Bali

Debido al temor de quien comienza un viaje sola y siendo mujer, aunque en todas partes había leído que Bali era una isla súper avanzada y que era muy fácil viajar para una mujer sola, preferí contratar los servicios de un guía desde Barcelona.

Leí varios blogs y en algunos de ellos hablaban muy bien de un guía balinés que hablaba español que se llamaba Andrés. Me puse en contacto con el vía internet a través de su página web. Luego, ya que en Bali eso del Whatsapp no saben ni lo que es, nos empezamos a comunicar a través de Facebook, lo que me hizo ver su perfil personal y sentirme mucho más segura. Es un guía de total confianza.

Andrés el guía español en Bali
Andrés fue mi primer guía en Bali y hablaba perfectamente español

Mi guía se llama Adi Wayan pero se hace llamar Andrés Wayan, para que a los turistas españoles les sea más fácil hablar con el, supongo… tiene una web en español y lo encuentras fácilmente si buscas en google «guia bali español«.

Contratarlo como guía es bastante más caro que si coges cualquier otro guía local, pero en contra partida, si no hablas inglés, este guía es perfecto por que habla perfectamente español.

Aquí tenéis los datos de Andrés por si os interesa contactar con el:

Correo:andresbali@yahoo.com
Telf.: +628123801654 o +62 361 8602480

La idea era que Andrés me acompañara durante mi primer día de estancia en la isla. Un día tonto ya que debido al yet lack, cualquier turista que llega a Bali desde la otra punta del mundo está un poco desorientado y necesita aclimatarse a la nueva franja horaria y a la nueva temperatura. Es un día en el que no es una buena idea hacer actividades que requieran estar en plena forma, con lo que el tema del buceo en la zona de Sanur, donde iba a dormir la primera noche, la descarté.

Lo que planeé fue que Andrés me acompañara a varios templos que estaban por el sur y que tenía interés conocer, ya que después de ese primer día yo partía hacia el norte de la isla y no pensaba bajar al sur de Bali hasta prácticamente el día de mi partida.

El sur de Bali es su parte más turística y más urbanizada, pero precisamente por eso era por lo que no me apetecía quedarme demasiado tiempo por allí. Bali tiene otras muchas zonas increíbles por descubrir , prácticamente vírgenes y a  eso era a lo que había venido.

Tras ese primer día yo me quedaría varios días en Amed, en el noreste de la isla, un buen sitio para el buceo, luego salto a las islas Gili, otro gran sitio para bucear y tras esto, traslado en avión a Yogyakarta, capital cultural de Java, donde me encontraría el día 23 de diciembre con mis 3 amigas y compañeras de viaje: Maite, Rosa y Laura, para emprender una fascinante travesía por el este de Java entre volcanes. Luego cruzar en ferri a Bali de nuevo, pasar el fin de año en el norte, visitar Ubud y para finalizar el último día Kuta la gran ciudad súper turística de la isla. Vamos, que Kuta es el Benidorm de Bali.

Así que realmente iba a necesitar los servicios de un guía ese primer día, y luego ya con mis amigas en ruta también, pero ya, con quien fuéramos era una decisión que debíamos tomar entre las cuatro.

Andrés, con el que pacte ya el precio de las excursiones a esos templos que quería ver ya desde España, me comunicó que lamentablemente ese día lo tenía ocupado ya por que tenía que ir a la universidad, pero que sino me importaba me podía proporcionar los servicios de otro guía. Lo que sí me preguntó es que si ya tenía manera de llegar del aeropuerto a mi hotel en Sanur, cosa en la que no había pensado, total, en teoría Sanur era una ciudad costera y tranquila (la única tranquila de la zona) que estaba al ladito del aeropuerto, y le dije que no.

La razón por la que cogí mi primera noche en Sanur creo que es ovbia, pero os explico por que decidí Sanur y no otro sitio. El primer motivo era que ya sabía previamente que iba a estar agotada del viaje y del cambio horario y por que eran las 9 de la noche, y cualquier distancia en Bali, debido al tráfico, es larga. Lo de Kuta o Legian, las otras 2 ciudades que se encuentran al lado del aeropuerto, las descarté. Las descarté por que lo que necesitaba a mi llegada era descansar del viaje y no meterme en una ciudad colapsada por el tráfico, bulliciosa y con locales nocturnos por todas partes en la que no tenía claro si iba a poder descansar. 

Andrés se ofreció gustosamente a venirme a buscar al aeropuerto, lo que pareció una idea estupenda. De ese modo podríamos hablar de camino al hotel de cuales eran mis planes en Bali y que el me aconsejara de que era la mejor manera de realizarlos.

El precio que me cobró Andrés por llevarme del aeropuerto a mi hotel en Sanur fueron 10€, al cambio más o menos 160.000 Rupias. La verdad es que en ese momento no sabía si era mucho o poco…. pero hay que tener en cuenta que te lleva alguien que habla tu idioma.

Puedes llegar al aeropuerto y contratar un taxi o un chófer, que te llevan donde quieras sin problemas, pero en este caso yo llegaba tarde de noche, a un país que yo desconocía y sola. Así que preferí que alguien me recogiera y me hiciera de de guía en mis primeros días en Bali. Si quieres ir en taxi, lo único que debes comprobar que el taxi tiene taxímetro y si coges a un chófer, pacta el precio antes de iniciar el trayecto para no llevarte sorpresas después.
El precio orientativo del trayecto del aeropuerto a Sanur son 50.000 RP

Pero volvamos al Aeropuerto, acababa de llover y estaba todo inundado, cosa que es frecuente durante la estación de lluvias que en Bali ocurre desde octubre hasta marzo. Salí rápidamente y me sorprendió la cantidad de guías que habían esperando. Todos con sus cartelitos con nombres escritos en todos los idiomas, esperando a que saliera el turista que tenían que recoger para llevarlo a su hotel, y luego infinidad de otros balineses que preguntaban a cualquiera que saliera por la puerta de llegadas si necesitaban transporte.

Mi guía no había llegado y aun tardó un cuarto de hora en llegar con lo que tuve tiempo de observar con detenimiento todo lo que se estaba cociendo allí. Mi guía tardó tanto que me estuve planteando seriamente si se iba a presentar y si debía optar por contratar a alguno de aquellos muchos supuestos guías balineses que se me ofrecieron como taxi a donde yo quisiera en aquellos 20 minutos que tardó en llegar Adi.

También vinieron a mi cabeza recuerdos de todo aquello que había leído el blogs y artículos en guías de viajes que advertían que se debía negociar con los guías el precio antes de subirte a cualquier taxi, y que si era posible escoger un taxi que llevara taxímetro. Pero estaba tan cansada para ponerme a regatear con nadie sobre el precio de un trayecto con un taxi…me estaba poniendo de mal humor! Después de tantas horas de viaje, habiéndolo previsto con tanta antelación, llegando de noche y sola y con la incertidumbre del que llega a un lugar desconocido, lo mínimo que esperas es que la persona que te viene a recoger esté allí con su cartelito con tu nombre como la muchedumbre de guías que habían allí esperando a la llegada de su turista. Pero después, tras varios días en la isla me di cuenta de que es normal… allí la gente vive a otro ritmo. Sin prisas, como se repite una y otra vez en cualquier isla del mundo…

Mis primeras palabras en bahasa… la lengua de los balineses

Aproveché para ir al baño. Con tanto trasiego de aviones, aduanas y aeropuertos, hacía horas que no pisaba uno, así que aproveché para hacer tiempo, mientras aparecía o no mi guía. y qué gracia!! Las escrituras de señalización del baño era las primeras palabras que veía escritas en balinés y además eran súper divertidas.

lavabos-aeropuerto Hombres se dice bli y mujeres gek, que sencillo!! eso junto con Tidak que significa no y kopi que significa café fueron algunas de las palabras que aprendería antes de irme a dormir ese día. Estas dos últimas, muy útiles para moverte por la isla.

Hay que saber que en Bali se hablan 2 lenguas, el Bahasa indonesio, que es la lengua oficial en toda indonesia y la que se imparte en las escuelas a los niños y en la que están escritos todos los documentos importantes, y el bahasa balinés, que es la lengua propia de los balineses y la que se suele hablar en la calle. Bahasa significa lengua, idioma. El bahasa indonesio tiene una fonética y una escritura parecida a nuestro idioma. No sé exactamente por qué pero existe una explicación. En cambio, el bahasa balinés es una lengua muy antigua y complicada de pronunciar que no vale la pena ni intentar aprender ni una sola palabra.

Eso cambió mi humor de nuevo… había por fin llegado a Bali!!! estaba en la isla de los dioses y estaba de vacaciones. De qué me estaba preocupando???

Y mi guía balinés llegó por fín!

Tras salir del baño por fin llegó Adi o Andrés acompañado de 2 balineses más. Llegaron apresurados, propio de quien llega corriendo, sonrientes y con un collar de flores bancas típicas balinesas en las manos para mi, que me colocaron en el cuello al tiempo que me daban la bienvenida. Que «peaso» recibimiento!! 3 tíos habían venido a recibirme  con un collar de flores, y esto sólo acababa de empezar!

Abandonamos el hall del aeropuerto y salimos al exterior en una noche fantástica con una temperatura perfecta. Ni frio ni calor. Acababa de llover y la lluvia había refrescado el ambiente. Ademas se respiraba ese aire puro que se suele respirar cuando el agua de la lluvia ha limpiado el ambiente.

Los 3 hombres se fuero a sacar el coche del parking y yo me quedé con mi equipaje, otra vez esperando a que volviera a por mi, mientras trataba de digerir que por fin estaba en Bali. Que era una realidad después de muchos meses de preparación.

De Nagurah Ray a Sanur

monumento baliTras subirnos en el coche, Adi empezó a explicarme cosas de Bali y curiosidades sobre los sitios por donde ibámos pasando, ya que Sanur, aunque en el mapa parece que está al lado del aeropuerto, razón por la que decidí hospedarme allí la primera noche, no se llega tan rápidamente. Andrés me aseguró que del aeropuerto a Sanur se tarda en llegar entre media hora a 45 minutos. La razón no es la distancia, sino el tráfico súper denso que existe en todo el sur de la isla.

Con lo que tuvimos bastante tiempo para hablar y que me explicara curiosidades como que en Bali viven casi 4.000.000 de personas, sin contar a los turistas y que se calcula que en toda la isla deben haber cerca de 2.500.ooo millones de motos, el medio de locomoción más común en la isla. Que en Sanur se encuetra, aunque poca gente que decide pasar sus vacaciones allí lo sabe,  el primer y más antiguo resto arqueológico de la isla encontrado hasta el momento. Un pilar de piedra con inscripciones en sánscrito que tienen más de 1000 años de antiguedad a la que se le denomina Prasasti Blanjong . Prasasti  significa en bahasa inscripción  y  Blanjong es el antiguo nombre con el que se conoce actualmente a Sanur.

Este pilar de piedra data del 913 y que narra contiendas militares de la época y relatando la llegada del primer rey javanés que expulsó el gobierno budista de Mahayana. Esto atestigua la presencia y la influencia de la cultura hindú 300 años antes de que empezara a reinar en Bali la dinastía Majapahit, un imperio que surgió en Java oriental en 1293 y fundó una colonia 50 años después y desapareció en 1520 debido a problemas de sucesión y propició que 7 años después de su desaparición entraran tropas musulmanas en Java y toda la aristocracia javanesa, artistas, escritores y pintores que seguían fieles al hinduismo se refugiaran en Bali huyendo de los musulmanes y se iniciara así el auge de la riqueza cultural balinesa.

Andrés es una persona culta y habla muy bien el español. Mientras el me hablaba de las costumbres de las gentes balinesas, yo miraba embobada por la ventana, observando el tráfico, los edificios, los monumentos y todos aquellos lugares por donde íbamos pasando.

La noche era clara. Aquella noche se iniciaba la Full Moon o fiesta de la luna llena. Una de las fiestas más importantes para los balineses y que se celebra cada 21 días para dar gracias a los dioses por la luz de la luna. Celebración que se vería en su máximo esplendor y colorido entre los balineses  al día siguiente.

Respecto al plan de visitas que yo quería realizar, era:

  • Quería visitar Tanah Lot, un templo muy famoso construdo en una roca dentro del mar al cual sólo se puede acceder cuando baja la marea. Se encuentra cerca de Seminyak en la costa oeste, al norte de Kuta.
  • Luego ir al sur a comer marisco en las terrazas de los acantilados de Nusa Dua, un lugar increíble con unas vistas al océano impresionantes y templos que parecen colgados en las rocas en el borde del precipicio y de fondo el mar. Estos acantilados se encuentran justo en el sur de la isla.
  • Después de camino a Amed, pasar por Goa Lawah. El famoso templo de los murciélagos que se encuentra de camino a PadangBai
  • Y por último, pasar a saludar a la gente Benthos Bali, un centro de buceo dirigido por españoles que se encuentra en Candidasa.

Andrés abrió los ojos como platos y se rió. Me dijo: ¿En cuántas horas quieres hacer todo eso? Tendrás que madrugar mucho! todo eso no está cerca. Y ni siquiera madrugando… es muy difícil hacerlo por el tráfico que hay.

Madrugar era precisamente algo que no me apetecía hacer, así que eliminamos de la lista lo de comer marisco en los acantilados de Nusa Dua, por que era el punto más alejado y el que se desviaba más de la ruta que debía hacer al día siguiente camino a Amed. Desde Sanur a Nusa Dua hay más de 2 horas de camino de ida y 2 horas de camino de vuelta, con lo que era practicamente inviable.

Aun y así, quedamos que me pasarían a buscar a las 10 de la mañana para poder cumplir nuestro programa de visitas y llegar a Amed al anochecer.

Como contrapunto a Andrés en los asientos delanteros estaban sus dos acompañantes que no hablaban nada de español y tuvieron ciertos problemas para llegar y encontrar mi hotel.

Mi hotel el Kejora Suites de Sanur

Kejora Suites, que en balinés se pronuncia «quellora suites»  ya que como me contó Andrés, en bahasa, la «j» se pronuncia «ll». Otra cosa que aprendí esa noche, mientras por fín llegamos a mi hotel.

El Kejora es un hotel precios de nueva construcción, a 50 metros de la playa, muy tranquilo y rodeado de centros de buceo y lugares donde salir a comer o a cenar. Fue una elección perfecta. Lástima que no me pudiera quedar más en el…

Related Posts