Le cinquante huit del Poblenou

0

Ayer descubrí un nuevo sitio fantástico para ir de tapas y vinos en Barcelona. Se llama el 58 de Poblenou, o como le han llamado también sus dueños, que son franceses, le cinquante-huit. Un nuevo concepto de local muy auténtico, que conjuga lo vintage con lo artístico y te sorprende con su decoración nada más entrar por la puerta.

58-tapas

carta del 58Se trata de un local de tapas y vinos muy especial con un ambiente joven, diferente y acogedor, pero sin perder ese estilo propio de los locales del Poble Nou, confortables y cercanos.

Iba yo con unos amigos paseando por la rambla, con la idea de encontrar cualquier titio para tomar algo, y apareció delante nuestro le cinquanta-huit, con su primera apariencia de bar antiguo de pueblo.

Pensamos todos, este es nuevo… hacen unos vinitos?

En cuanto entramos, el lugar nos cautivó. Es muy auténtico! En sus paredes expresamente desnudas encontramos cuadros, todos del mismo artista, que preguntamos, y se trata de un artista también del Poblenou que havía expuesto allí temporalmente su obra.

También encontramos unos monigotes rojos muy graciosos, que están por todo el local, incluso en el baño. O sea que el local nos enamoró. Además, al ver su carta de tapas, dijimos que nos trajeran unas cuantas para acompañar a los vinitos, y ahí fue donde descubrimos lo mejor de este sitio. Y en vez de un par de tapitas para acompañar los vinos, nuestra visita se alargó y acabamos quedándonos a cenar, ya que cada tapa estaba mejor que la anterior.

Así que no os confundáis, el 58 del Poblenou además de ser un sitio agradable y pintoresco, lo mejor son sus tapas, creativas, cuidadas, pero sobretodo riquísimas!

 

La Rambla del Poblenou, para los que no la conozcáis, es un paseo prácticamente peatonal, donde la gente pasea o se sienta en sus terrazas que llegan casi hasta la playa de la Marbella. Sus aceras siempre están llenas de vida, alegría y color, y en ellas se respira el aroma del mar mientras se escucha el sonido de los pájaros, los niños o de algún músico que deleita a los transeúntes. Escaparse y recorrerla te dará una idea de lo que es vivir fuera de la ciudad, pero sin salir de Barcelona, ya que guarda todo el encanto de un pueblo, pero a sólo  4 o 5 paradas de metro del centro de Barcelona.

Pues este nuevo local abrió sus puertas en pleno corazón de la rambla justo después de San Juan de 2013. En este breve tiempo, ya se ha hecho un hueco en el ranking de los mejores locales donde tapear del Poblenou, y probablemente de Barcelona.

El 58 del Poblenou ofrece a sus visitantes una amplísima carta de tapas, hechas con productos naturales y de temporada. Si quieres degustarlas , tan solo tienes que entrar, sentarte en cualquiera de las mesas del fondo del local, una vez traspasada la barra y la cocina, y Jerome, uno de los dueños, o alguno de los  chicos que trabajan allí, te acercará a tu mesa, como carta, una enorme pizarra donde aparecen escritas todas las tapas que te ofrecen. Además, ellos de viva voz, te propondrán la especialidad del día, algún plato suculento que seguro vale la pena degustar.

58 arte2El local se llama así por que se encuentra en el nº58 de la Rambla del Poblenou, no tiene más secreto, y se encuentra en un edificio antiguo, como lo son todos los de la zona  más cercana al mar de la Rambla del Poblenou.

Jerome y sus socios han trabajado duro y han trasformado lo que era un local abandonado en un lugar lleno de encanto, poniendo al descubierto sus muros de obra vista y  las vigas antiguas de sus techos altos y abovedados, propios de todos  los edificios centenarios que salpican la Rambla. Y todo ello decorado con unos simpáticos muñecos rojos que dan carácter al local y lo hacen diferente.

Pese a lo retro, con botellas de sifón, paredes desconchadas o papeles pintados como antaño, la decoración es fresca y sorprendente, ya que exponen obras de artistas en sus paredes y hacen que estas formen parte de la decoración moderna del local.

58 vinosPero lo mejor no es su decoración, ni el ambiente de gente que allí se congrega, ni siguiera su situación privilegiada en el corazón de la Rambla. Lo mejor que tiene el 58 son las tapas estupendas que preparan. Todas auténticas y genuinas. Realmente esta gente sabe lo que hace… Desde platillos sencillos y de toda la vida hasta exquisiteces elaboradas, que se nota que están realizadas con esmero y con materias primas de primera calidad.

No dejéis de probar el hummus, el cazón o las berenjenas con miel, y de verdad, dejaros aconsejar. No os arrepentiréis!

El 58 del Poblenou se ha convertido sin duda en una alternativa para todos aquellos que deseen comer, picar algo, o salir con los amigos o la pareja a tomar unos vinos, ya que estos chicos son especialistas y te podrán ofrecer una amplia variedad de caldos de primera calidad, que si eres amante del buen vino te encantará.

 Tiene una terraza en la propia rambla y otra, la mejor en un patio interior que tiene el local.

Related Posts