último viaje

El Full Moon… mi primer día en Bali

0
Share
Tras una noche que me pareció muy corta me levanté algo desorientada, para empezar a explorar Bali. Mi cuerpo, aun cansado del viaje, me pedía levantarme más tarde, disfrutar de mi primer desayuno en la isla y salir a pasear quizás después por Sanur, esa ciudad tranquila y de playas con grandes paseos llenos de terrazas con cafés y restaurantes, que era mi primera parada en Bali.
Pero la decisión estaba tomada desde mucho tiempo antes…, tenía planificada mi agenda para ese día y los siguientes, en los que ya habría tiempo de relajarme. Era mi primer día en Bali y no podía perder ni un minuto. Esta ansiosa por descubrirlo.
A parte de Sanur también fue una lástima no poder quedarme en el hotel un poquito más, por que era precioso. El  Kejora Suites de Sanur, un hotel lujoso y con un personal súper amable y servicial. Además casi desconocido, ya que prácticamente lo estrené.

El Kejora Suites es un hotel súper tranquilo y bonito, ideal para relajarse.  Lo había reservado el mes anterior a través de booking después de mucho estudiar todos los hoteles de la zona y finalmente me decanté por este, ya que cumplía todos los requisitos que yo exigía para mi primera noche en Bali: bonito, al lado de un centro de buceo por si me daba el punto de bucear el primer día, no muy caro y nuevo!!!

El Kejora Suites cumplió todas mis expectativas. Obviamente no bucee, por que con el cambio horario iba medio zombie, pero en todo lo demás el Kejora Suites me pareció el paraiso.En el tan solo se oían el ruido de los pájaros al cantar y el agua de la fuente caer… pura paz. Supongo que el que fuera 17 de diciembre, por pocos días temporada baja, contribuyó bastante a que se respirara esa paz en el ambiente, y que pocos días después, cuando llegara la avalancha de turistas a Bali a pasar las vacaciones de navidad, aquello cambiaría.

Las habitaciones eran espaciosas y decoradas con mucho gusto. Todo era nuevo, por que el hotel llevaba abierto tan solo 3 meses y además, la luz del sol y la buena temperatura hacían que todo se viera aun más acogedor y confortable. El personal del hotel iba uniformado con ropajes balineses, que me encantaron y luego descubrí que no era tan solo en el hotel que se vestían así de bien, sino en todas partes.

Hotel Kejora suites Sanur

Esperando a mi guía….

Había quedado la noche anterior con mi guía español Andrés, que enviaría a uno de sus compañeros para acompañarme en mi excursión por la isla que iba a durar todo el día, ya que él ese día estaba ocupado. Andrés me aseguró que el guía no hablaba español pero si inglés y que me podía guiar sin problemas por Bali.

El precio…45€ por que iba yo sola y era precio especial. Si se hubiera tratado de un grupo, hubiera costado 55€, y además cobraba en euros. Este precio al cambio, sea el que sea, es carísimo!!! unas 700.000 rupias, cuando por justo la mitad o menos, puedes tener a tu disposición cualquier guía de la isla dando vueltas sin parar para ti, pero pagué la novatada y por suerte no me volvió a pasar.

De todos modos (y esto me ha pasado en Indonesia y en otras partes del mundo) siempre que contratas un servicio o compras algo, muchas veces te quedas con la incertidumbre si te están «tangando», ya que muchos se aprovechan de tu ignorancia y te estafan todo lo que pueden. Hay que ir con cuidado e intentar enterarse previamente de los precios que valen las cosas. No quedarse nunca con lo primero que ves y preguntar en varios sitios antes de comprar o contratar algo, sobre todo si te encuentras en indonesia, donde no conciben cerrar un trato o una venta sin previamente regatear, algo que es un poco pesado.

Como os he dicho sonó el despertador a las 8,30, pero debido al cambio horario me costó un montón levantarme. Me pegué una ducha rápida, me vestí, cerré la maleta y salí pitando hacia el hall del hotel donde supuestamente había quedado con mi guía a las 9. Ni siguiera había desayunado, por que prefería sacrificar el desayuno y poder dormir un poquito más, así que allí estaba con mis maletas en la entrada del hotel y con un sueño terrible.

El Street Café en Sanur

El guía no estaba allí, y después de 5 minutos de espera, decidí desayunar algo rápido mientras mi guía acababa de llegar. Como el hotel era tan nuevo, no habían tenido tiempo ni de inaugurar el bar o el restaurante, así que la recepcionista me ofreció 2 soluciones, o ir a desayunar a un restaurante de la playa, que estaba a 2 calles del hotel y que el propio personal me podía acercar con un carrito de golf, o bien desayunar el en Street Café que se encontraba contiguo al Kejora Suites, en la misma acera.

Como no sabía a que hora se iba a presentar mi guía opté por el Street Café y así me podían avisar rápidamente los los de la recepción del hotel cuando llegara el guía. La decisión no pudo ser más acertada. El Street Café resultó ser un sitio limpio y moderno con una terraza estupenda donde servían desayuno por la mañana y por la tarde servían cócteles con música en vivo y happy hour para los turistas de la zona.

Me levanté con hambre y con ganas de probarlo todo. Pero sobre todo lo que me apetecía probar los famosos zumos de frutas frescas variadas que sirven a cualquier sitio que vayas por toda la isla. Si venís a Bali, los zumos es algo que no os debéis perder.

street café sanur bali
los precios están en Rupias, aunque no aparecen en miles para que no se vean tan largos. En su su lugar ponen una K mayúscula.

Pedí un desayuno continental compuesto de jamón dulce, huevos, queso y man casero y de postre, como no… los fantásticos pancakes con banana tan típicos en Bali. Ideales para ganar kilitos rápidamente pero a gusto!

Mientras disfrutaba de mi generoso desayuno, me sorprendió que en la misma terraza hubiera varios altares, vacíos pero muy ornamentados y engalanados con telas de colores que los rodeaban y vestían. Y a sus pies ofrendas a base de pequeños cestitos de hojas de platanero o bambú entrelazadas y llenos de pétalos de flores, incienso y fruta. Me cansaría de verlos ese día y los siguientes por toda la isla y en cualquier lugar. También observé mientras degustaba mi delicioso desayuno como un roedor de dimensiones considerables descendía de un árbol y se dirigía al altar para pegarse también un buen atracón. Así que estuve durante todo mi desayuno bastante entretenida.

Por fin llegó mi guía!

Una hora después de lo pactado por fin apareció el guía, pero no me importó lo más mínimo, lo achaqué a que estaba en una isla, y como sucede en la mayoría de la islas, sus habitantes van a otro ritmo. Además estaba por fin de vacaciones y de muy buen humor! Brillaba el sol, el entorno era inmejorable, mi desayuno era abundante y delicioso…. que más podía pedir??? estaba disfrutando y eso era lo importante.

No estuve preocupada en ningún momento la impuntualidad del guía, ya que por la Según salí por la puerta del Kejora Suites camino del Street Café se me fueron acercando guías ofreciéndome sus servicios por todas partes. Comprobé que se quedan en las puertas de los hoteles y esperan a que vayan saliendo los turistas para proponerles excursiones. Así que si cuando hubiese acabado mi delicioso desayuno, sólo tenía que decirle a alguno de aquellos guías que me llevara y problema solucionado.

Planificando la excursión por Bali

Aquella noche yo debía llegar a mi nuevo hotel en Amed, un pueblo tranquilo de pescadores que se encuentra en el noreste de Bali y cuyo principal atractivo para el turismo es el buceo.  Allí me iba a quedar un par de días buceando, por lo que debía aprovechar aquel jornada en el sur de Bali para verlo un poc,o antes que mi guía me llevara hasta Amed.

Quería visitar muchos sitios de los que había oído hablar, por que con mi apretada agenda durante mis vacaciones no sabía si iba a tener más tarde la oportunidad de conocerlos. Pero era imposible verlo todo en un día. La noche anterior Andrés ya me había advertido que tendría que escoger, por que las distancias, aunque en un mapa parecen pequeñas, con el tráfico que hay luego se hacen eternas. Encima, que mi nuevo guía llegara más de una hora tarde tampoco ayudaba mucho…

Así que de todos los lugares, por conveniencia en el trayecto elegimos 2 emblemáticos: Tanah Lot y Goa Lawah.

  • Tanah Lot fue elegido por que desde Sanur no era demasiado complicado llegar y además se pasaba por Seminyak, zona turística llena de sitios de cambio de divisas donde podría cambiar mis euros y mis dólares a rupias para gastar en durante mi estancia en Bali.

Aunque en la mayoría de comercios y puestos callejeros aceptan tanto euros como dólares, es conveniente moverse por Bali con la moneda local,  ya que si no, puede que pagues mucho más de lo que valen las cosas y que además, el cambio te lo den en rupias y no te enteres ni de lo que te estén dando…

  • Goa Lawah, sin embargo, fue elegido por que estaba en la ruta del sur hacia Amed y por que así también pasaría a saludar a la gente de Benthos Bali, un centro de buceo español en Bali con bastante clientela española y con una larga trayectoria de buceo tanto en Bali como en España en la isla del Hierro. Por si os interesa este es su link:

Perjuan

Este monumento que se encuentra en denpasar no es turísticamente muy conocido, pero es un lugar muy importante para los blineses, ya que se realizó en memoria de todos aquellos hombres que perdieron la vida luchando por la libertad de Bali. Si conocéis un poco la historia de Bali sabréis que durante bastantes siglos y hasta poco después de la 2ª Guerra Mundial, Bali fue una colonia holandesa, exprimida y bastante castigada. Y que en su liberación sacrificaron su vida muchos hombres a los que se les rinde homenaje aquí.

Tanah Lot

Camino a Tanah Lot me sorprendió sobre todo lo arreglados que iban tanto hombres como mujeres, y si, suelen ir muy arreglados pero aquel día lo iban mucho más. Era el «full moon» día sagrado para los balineses en el que se da gracias a los dioses por la luna llena, que a parte de no dejarlos a oscuras por la noche, cuando antiguamente no existía la luz eléctrica, es parte importante de su calendario particular, que por si no lo sabéis es muy diferente al nuestro. El calendario balinés tiene 210 días y está relacionado con la siembra, la crecida y recogida del arroz. Aun a día de hoy su principal modo de subsistencia. Las fases lunares son super importantes en los estados de crecida del arroz.

Con lo cual, no solo iba a visitar uno de los templos más emblemáticos y legendarios de Bali, sino que además iba a tener la suerte de poder ver de primera mano como celebraban los balineses uno de sus días sagrados. Engalanados con sus mejores atuendos y portando ofrendas con la música del gamelán de fondo.

Me sorprendió mientras ibamos en el coche, aparte de que conducen al revés y del intenso tráfico de coches, pero sobre todo de motos, que muchos de los balineses que nos cruzábamos llevaban granos de arroz enganchados en la frente. Mi guía me explicó que eso significaba que ya habían ido al templo, habían echo su ofrenda y habían sido bendecidos por un sacerdote.

Una vez llegados a la zona de Tanah lot veréis que hay un parking principal, donde se quedan la mayoría de los coches que da a una especie de sendero lleno de pequeños puestos souvenirs por donde los turistas se ven obligados a pasar y que son avasallados por los comerciantes para que compres. Pero si tu guía es buena persona, te llevará un poco más a la derecha del parking donde existen otras zonas de aparcamiento que evitan cruzar por alli e ir directamente a la zona de templos.

Goa Lawah

Por fin en Amed

Related Posts